martes, 2 de septiembre de 2008

Sangre, sudor y lágrimas: Dios lo quiere