martes, 2 de septiembre de 2008

El escenario es sorprendentemente medieval y de ensueño